Recesión, inflación, política y liquidez, estos son los cuatro temas clave sobre la mesa de Beltrán de la Lastra, presidente de Bestinver, que este año, además, rinde cuentas de sus primeros cinco años al frente de la gestora. Y lo hace habiéndose acercado razonablemente al objetivo planteado, que era del 10% anualizado a largo plazo. Desde la llegada de De la Lastra, la rentabilidad media anualizada ha sido del 9% en un entorno de mercado complicado.

El secreto reside, como ha explicado Gustavo Trillo, director comercial de la firma en su conferencia anual de inversores celebrada este lunes en los Teatros del Canal, «no en no cometer errores, sino que estos no se coman el 40% de tu cartera». De hecho, el peso de los fallos en la cartera frente al de los aciertos arroja una asimetría considerable, del -11% frente al +30%.

Esto se traduce en una rentabilidad acumulada del 47,2% en el Bestinver Internacional a cierre de abril, del 30,4% en el mercado europeo, del 15,2% en el RV Internacional Fondos Europa y del RV Internacional Fondos EEUU.

Pero toca mirar hacia adelante y el equipo de De la Lastra lo hace con dos cuestiones especialmente importantes en el radar de las que no se está hablando. Por un lado, respecto al riesgo político/recesión que está en boca de todo el mundo, el presidente de Bestinver considera que “las predicciones de desastres suelen estar equivocadas” y explica que lo que más les preocupa y que no está apriori en la agenda es la posibilidad de una crisis del euro.

“Podemos entretenernos con los tuits de Trump y el fraccionamiento de España, pero es más importante estar preparado ante una posible crisis del euro que podría venir, por ejemplo, por el lado de la política monetaria, en tanto que no hay munición para la próxima crisis. O por el impacto de la política fiscal cuando en Europa no hay unión fiscal”, asegura.

Riesgo no visible, pero latente

Sin embargo, a su juicio, el peligro más serio y, al mismo tiempo, más subestimado, es el de la iliquidez, “que no es visible, pero es latente”. “Si vamos a la realidad de la renta variable, en las pequeñas y medianas empresas la iliquidez es llamativa, pero en renta fija es todavía peor”, afirma De la Lastra. “Y eso teniendo mercados razonablemente benignos como ha sido abril… con lo que al final afecta en la manera en la que configuramos la cartera estando en compañías con mayor liquidez de lo que tendríamos”.

Por ello Trillo insiste en la importancia de la “calidad” en la rentabilidad, entendiendo esta en el sentido de que hay diferentes caminos para lograr los objetivos y ellos apuestan por construir carteras robustas con una gestión adecuada del riesgo. “Desde un punto de vista de la proporcionalidad de rentabilidad estamos equilibrados entre industrial, consumo, financiero y medios y comunicación”.

Gustavo Trillo, director comercial de Bestinver respondiendo en El Confidencial
Gustavo Trillo, director comercial de Bestinver respondiendo en El Confidencial

También ha destacado en estos cinco años que el crecimiento ha venido también en cuanto a calidad de capital. “No hemos alterado el modelo de distribución, no vendemos a través de entidades, por lo que esto te da un ritmo de crecimiento más lento, pero de más calidad”. Prueba de ello es que en el último trimestre no hubo salidas porque tienes un capital más comprometido en línea con la filosofía de inversión. Además, el número de partícipes ha alcanzado máximos históricos en los 52.000.

En cuanto a compañías concretas, desde Bestiver han entonado el ‘mea culpa’ por Elior Group, Hyundai, Bovis Homes, Volkswagen, SPIE, Lenta, Stagecoach Group y Brammer, ya sea por error de valoración y de la gestión del riesgo, sobrevalorar la gobernanza o dejar pasar oportunidades sin disparar.

Por el contrario, entre sus principales apuestan se encuentran Dassault Aviation, Standard Chartered, Delivery Hero o Informa, con un 4,9% en liquidez.

Comentarios

comentarios