La Real Federación España de Fútbol citará la próxima semana en Las Rozas a representantes del Barcelona y del Valencia, los dos clubes finalistas de la Copa del Rey. La RFEF informará en esa cita a cada club del número exacto de entradas que le corresponde, así como del número de palcos, del precio de cada localidad, del fondo del estadio Benito Villamarín que le corresponde a cada afición y otros pormenores, como la intención de que los equipos realicen entrenamientos oficiales en el estadio y ruedas de prensa de los entrenadores. 

Escudo/Bandera Barcelona

Escudo/Bandera Valencia

La RFEF ultima el listado de precios, que se diferenciará según sectores del estadio, aunque a cada club le corresponderá el mismo número de entradas y precios. A falta de confirmación oficial, Barcelona y Valencia trabajan con un número de entradas cercano a las 23.200 localidades para cada finalista y unas 13.000 para compromisos de la Federación y organización. A partir de ahí será cada club el que decida la forma de reparto entre sus aficionados.

Obviamente la expectación por Valencia es a día de hoy mayor que en Barcelona, a fin de cuentas son 11 años sin que la afición blanquinegra pise una final. De ahí que el Valencia esté ultimando un pliego de condiciones para el reparto de entradas. La principal premisa a cumplir es que un alto porcentaje de las mismas vayan a manos de socios del club. Inclusive meditan incluir tal condición entre las entradas que por convenios deberán destinar a entidades como la Agrupació de Penyes o la Asociación del Pequeño Accionista. De momento, eso sí, el Valencia aún no ha decidido cómo realizará el reparto, aunque la opción con más adeptos en el club es la del sorteo. 

Comentarios

comentarios