Turquía ha reinstaurado este miércoles el impuesto del 0,1% que había eliminado hace once año para algunas transacciones en moneda extranjera, según informa el boletín oficial del Estado. La medida se aplica a la venta de divisas extranjeras y no afectará al mercado interbancario ni a las transacciones de crédito, añadió.

El Gobierno turco retiró los impuestos al intercambio de divisas en 2008 y ahora ha decidido reintroducirlos, un paso interpretado por diversos economistas como un intento de frenar la caída de la lira turca mediante un mayor control estatal sobre el mercado financiero.

Tras el descalabro sufrido en agosto pasado y la recuperación parcial en otoño, la lira turca se mantuvo relativamente estable, en valores cercanos a las 6 unidades por euro, entre noviembre y febrero pasado.

A partir de marzo, con la campaña de las elecciones municipales en todo el país y la posterior cancelación y anuncio de repetición de esos comicios en Estambul, la moneda volvió a su senda bajista.

En lo que va de año se ha depreciado ya cerca del 10,5% frente al euro y cerca del 13% frente al dólar.

En otro intento de estabilizar la lira, el Banco Central Turco (TCMB) suspendió la semana pasada por un «período de tiempo» indefinido las operaciones de préstamos a corto plazo que suelen procurar liquidez a los bancos privados.

También redujo, del 40 % al 30 %, el límite superior de las reservas de divisas, con el objetivo de inyectar alrededor de 2.800 millones de dólares en el mercado, al tiempo que retiró unas 7.200 millones de liras.

Comentarios

comentarios